Placenta Previa

Durante el embarazo la placenta va cambiando de posición en la medida que el útero se estira y crece. En el tercer trimestre debe ubicarse cerca de la parte superior del útero, permitiendo que el orificio cervical permanezca libre para el parto. Sin embargo, en algunas ocasiones se sitúa en la parte inferior cubriendo de forma parcial o total el cuello uterino. Esto se llama placenta previa y trae como consecuencia que el parto vaginal sea prácticamente imposible. En algunos casos, produce también sangrado vaginal abundante.

.En caso de que la placenta cubriese  por completo el cuello uterino se denomina placenta previa oclusiva total.

. Si se encuentra justo sobre el borde del cuello uterino, es llamada placenta previa marginal

. Si se ubica a 2 cm. del cuello uterino, sin tocarlo, lleva el nombre de placenta baja.

Su ubicación se verá en la ecografía que te realizarán a mitad del embarazo. En estos casos debe realizarse una ecografía mensual para ver como evoluciona la ubicación placentaria. También es probable que escuches el término placenta previa parcial, en referencia a una placenta que cubre parte del orificio cervical una vez que el cuello uterino comienza a dilatarse.

El síntoma principal es el sangrado vaginal sin dolor, que se produce con frecuencia hacia el final del segundo trimestre o al comienzo del tercero.

En caso de que la ecografía del segundo trimestre muestre placenta previa no te asustes. A medida que la gestación avance es probable que la placenta “emigre”, alejándose del cuello uterino. Si bien la placenta se implanta en el útero, y no se mueve, puede terminar más lejos del cuello como consecuencia de que éste se expande. En tanto, en la medida que la placenta crezca siempre lo hará hacia la parte superior del útero, donde el flujo de sangre es más rico.
Sólo alrededor del 10% de las mujeres a las que les detectan placenta previa en la ecografía de mediados del embarazo aún la tienen en el momento del parto. Incluso, cuando se detecta a fines del embarazo puede alejarse del cuello uterino en el momento del trabajo de parto, aunque mientras más tarde se la identifique menos probable

Una vez que se alcanza una fecha en la que el parto puede llevarse a cabo sin riesgo de inmadurez fetal, es posible que el ginecólogo te programe el parto con  una cesarea.  En caso de que la placenta cubra el cuello y el sangrado sea importante o ponga en riesgo la vida de la madre, se realizará una cesárea de emergencia.

Por otro lado, el parto vaginal puede intentarse si la situación no es descubierta hasta después de comenzado el trabajo de parto en caso de que el sangrado sea leve y la placenta no bloquee el cuello. Sin embargo, generalmente 3 de cada 4 mujeres con placenta previa tienen sus bebés por cesárea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s